CANFRANC-CANFRANC, el hueso más duro de la Challenge, 100 kms 8848+

Autor: 
GORKA
Fecha Cronica: 
16/09/2016
Disciplina: 
Carreras de Montaña

Llegó el día. Se veía muy lejos cuando estaba hablando con Alex por teléfono para cambiar mi inscripción de la maratón del año anterior a la ultra de este. Sí. El año pasado cuando salió la ultra por primera vez sopesé mi participación en ella, puesto que todos los comentarios que leía en internet y cosas  que me decían sobre la posible gran dureza de esta carrera, me hicieron replanteármelo y dejarlo para años venideros. Asi que me inscribí en la maratón. Sin embargo, semanas después nos vino la gran noticia de la participación de Asier en la "ultra de la Vida", y que , casualmente, iba a empezar muy próximo a la fecha de la Canfranc-Canfranc. Por lo que muy gustosamente pospusé mi participación para este año. Sin embargo, con la participación en el reto de la Challenge de Huesca, no hubo posibilidad de replantear nada, había que hacer la señora Ultra de Canfranc sí o sí. Así que a por ella.



Pues eso, a las 3:30 del sábado suena el despertador, ya tenemos todo preparado en la litera de arriba Tony y yo. Desayunamos, traje de faena, pingos y más pingos en las dos bolsas de vida que habrá que dejar a la salida y camión.  Nos encontramos de camino con Oscar. Una vez en el arco de salida vemos a Jose Antonio y demás compañeros, Victor,Cristian, Raul, Oscar, Hector y Alfonso que se han levantado para vernos, Ramón y su cámara... Voy a dividir la carrera en tres partes: disfrute, calvario y resurrección. Y no, no es parte de la vida del Jesús ese de los tebeos.jajajajja. 
 EL DISFRUTE
A las 5 dan la salida, primeros 700 metros por la carretera cuesta abajo y ya tomamos el camino del carretón a la izquierda y empezamos a subir Oscar, Jose Antonio, Tony y yo a buen ritmo, al principio hablando y luego ya nos callaremos. En poco más de hora y media llegamos al Ibon de Ip, ya hemos hecho 1000+ practicamente. Toca llanear y posteriormente volver a bajar hasta Canfranc pueblo. Empieza a amanecer cuando bajamos. Es una buena bajada pero tengo algún percance con alguna piedra. De repente noto como pinchazos cada vez que apoyo el pie izquierdo que van in crescendo. Paro a descalzarme y veo que llevo la esquina de la uña del pie izquierdo partida, bufff empezamos bien. Me la arranco con cuidado y parece que no va a mayores. Sigo bajando y deja de pinchar, bueno menos mal. En 2h 50 nos juntamos en el avituallamiento de Canfranc, km 15. Vamos muy bien según lo previsto. 



Ahora toca la subida con más desnivel de la carrera, la Peña Collarada con sus casi 2 km verticales. Mis compañeros empiezan a distanciarse. Yo voy a mi marcha, es muy larga, muy larga y muy pronunciada en algún tramo..



Voy parando también a comer alguna barrita y tomar mis sales. A lo que me doy cuenta estamos en la pradera y ya se ve la Collarada de nuevo. Veo a estos que me sacan unos diez minutos o así. Pero me encuentro bien. Aprovecho a tomar un sandwich de aguacate con jamón antes de empezar la subida de la pedrera. Me acuerdo de ella de la 2kv del año pasado. Pero este año se me hace más llevadera. A eso de las 11 llego a la cima y aprovecho a hacer un vídeo. 






Mis compañeros han llegado un poco antes, pero en la bajada los alcanzo. Bajada divertida por pedrera pero que nos dará algún susto. Sobre el km 27 estamos otra vez en el ibon de Ip, segundo avituallamiento.







 Va bien la cosa y salimos tranquilos, toca coronar la Tronquera y a continuación la Moleta. Oscar va muy adelantado y Tony a continuación. Voy con Jose Antonio, comentando lo bonito y a la vez peligroso del cresterío que hay en la cima, hay que ir con cuidado, un error puede ser fatal.







 Después de las dos cimas toca descender por un sendero técnico hasta el ibon de Iserías, lo bordeamos y tomamos una larga bajada en zetas hasta el siguiente avituallamiento líquido, la cascada de las Negras. Ahí esta Ramón haciendo unas cuantas fotos. 








Paro a charlar un poco con él y aprovecho a comer un sandwich de nutella. Me dice que estos han tirado hace poco para arriba, sigo para adelante. Toca una subida bastante comoda donde me cruzo con unas cuantas vacas que estaban pasando la tarde tranquilamente viendo la carrera. Me adentro en el inmenso y precioso valle de Izas. 










La climatología es perfecta, pero no quiero imaginarme un tramo así con niebla. Después de unos cuantos subes y bajas, subimos hasta el pico Porrón, fuerte y corta subida. De ahí toca crestear un poco y ya descender rapidamente hasta la base de vida de Formigal. Llevamos 45 kms. A lo que llego, Oscar sale y ya no lo veremos hasta el día siguiente. Va muy bien. Aprovecho a cambiarme de ropa, cargar alimento en la mochila y agua y comer un plato de pasta y un mix de chocolate, frutos secos, coca cola.






Salimos los tres. Ascendemos de nuevo al collado de Izas y descendemos al valle. En este tramo nos cruzamos con la hermana de Tony y su marido. Han terminado su turno de voluntarios en el vértice del Anayet, nuestro próximo objetivo, y van de camino a Formigal. Nos advierten de lo dura y pronunciada que es la subida. Vamos bien de tiempo, pero no muy sobrados. La ascensión al vértice se hace larga y muy dura. Por fin llegamos a cima y aprovecho a grabar otro vídeo mientras a mis compañeros les explican los voluntarios el tramos siguiente y lo que nos queda hasta el próximo avituallamiento en la base de la Canal Roya. 








Nos ponemos los frontales ya que en unos minutos oscurecerá. La primera parte de la bajada es peligrosa. Después se suaviza hasta los ibones de Anayet. Toca encender frontales. Este tramo se hace muy largo, algunas balizas caen muy separadas y nos cuesta seguirlas, la carrera está muy bien marcada, salvo en este tramo que hecho en falta alguna baliza más. Llegamos a una pista, ya la echabamos de menos, y acabamos en el avituallamineto. Aprovecho a ponerme unos compeeds y a comer un bocadillo de lomo y choriceta que entra de vicio. Acaba la primera parte de mi carrera.


EL  CALVARIO
Durante la subida a Larraca me empieza a devorar el sueño. Tony también empieza a padecerlo y acordamos parar unos diez minutos para cerrar los ojos. Proseguimos, parece que me he despejado, pero al rato vuelvo a notarme soñoliento. Mis compañeros se adelantan y yo sigo a duras penas. El bordeo del circo de Astún me termina de reventar. Primero una bajada empinada y después la subida al pico Malacara. Voy como un puñetero zombi dando tumbos. El paso se ralentiza mucho subiendo. Voy viendo a mis compañeros que hacen ademán de esperarme, pero no consigo contactar con ellos. Finalmente adelanto al corredor que teniamos entre medio y parece que me da un poco de vida. Mis compis me esperan, Jose Antonio me pregunta que si voy bien para acabar, voy bien jodido si, pero me niego a pensar que no voy a ser capaz. Esa pregunta hace un clik en mi cabeza y parece que me despejo. Hablamos del tiempo que llevamos y tal, empezamos a ser conscientes de que vamos muy ajustados con el tiempo de corte. Tal es así que en el control del pico Malacara nos dicen que llevamos solo unos 45 minutos de colchón. Se encienden las alarmas. No podemos tener el más mínimo descuido. Me pongo a tirar de ellos, Queda crestear, subir al col de Benou, bajar y seguir subiendo. Vemos un pueblo a lo lejos, decimos que si es Candanchu estamos jodidos, no vamos a llegar ni de flys. Los ánimos decaen pero me niego a tirar la toalla. De repente, vemos Candanchú bastante más cerca, eso si es Candanchú, venga tenemos una hora. Fuerte bajada por suelo de hierba y huecos que resbala bastante pero me tiro como un poseso. Tal es así que parto uno de los bastones, joder, tengo que usarlo como si tuviera dos tramos. Por fin llegamos a la carretera, casi es de día pero aún queda un kilómetro hasta la base de vida y no es por la carretera, sino que toca seguir haciendo sube y bajas por sendero y bosque. este tramo me acaba de matar. El sueño vuelve a aparecer, me adelanta Tony y a lo que divisamos la pista de esquí veo que nos sobran sólo veinte minutos para el cierre. Me vengo abajo del todo. Quiero que esto acabe ya y me quiero quedar aquí. No me veo con fuerzas de seguir. Esto es practicamente un adios a la Challenge.
(No tengo fotos de esta parte porque a) practicamente era de noche y b) no tenía gotica de gana de sacar el móvil)
TERCERA RESURRECCIÓN

Llego al control y le pregunto a la chica que hay, dime por favor sinceramente si nos da tiempo  de llegar a Canfranc antes de las dos de la tarde. Por supuesto que si, me contesta, en 5 horas te ventilas lo que queda. No me quedo muy convencido. Dentro en el avituallamiento vuelvo a preguntar. El chico militar que hay me lo vuelve a confirmar, en cinco horas está hecho. Bueeeno, le digo a Tony que si seguimos, no tiene duda de que sí. Pues adelante, cargamos bien de líquido, comemos, hago una descarga y me miro un poco los pies, los llevo recalentados y me duelen a rabiar, diez minutos antes de las 8 entra Jose Antonio, acordamos esperarle y salir todos juntos, pero solo tiene diez minutos para aviarse. Además , sale con nosotros la escoba, claro somos los últimos.Mentalizado 100 por 100, hay que llegar. empezamos a subir suave, dejamos la zapatilla y el tubo de la zapatilla a nuestra izquierda, Jose Antonio se conoce bien esta zona de venir a esquiar aquí y nos cuenta anécdotas. Pronto me pongo a tirar del grupo. Sigo teniendo la mosca detrás de la oreja de poder llegar a tiempo. después de media hora de sendero subiendo pasamos un tramo de cuerda y un control, hay dos chicos que conocen a Tony y a su hermana, a Tony le dicen sinceramente que vamos muy muy justos de tiempo y que es posible que no lleguemos. Tengo un enfado interior monumental, además de notar la delgadísma línea entre seguir luchando o entregarme finalmente, después de todo lo que llevamos, las veces que hemos caído, las veces que hemos levantado, de habernos dicho que llegábamos a tiempo, ahora que no. Sin despedirme de mis compañeros y sin ser consciente de no haberlo hecho, me adelanto. La antecima del Aspe se ve lejana, es un caos de rocas bastante empinada. Guardo mis bastones en el cinturón y me pongo a trepar como si no hubiese un mañana. Cuando me noto exhausto paro a comer y beber, me vuelvo y ya no veo a mis compis. Llego a la antecima y giro a la izquierda, hay que seguir subiendo bastante. Me cruzo con un montañero que me pregunta que carrera estamos haciendo, la Canfranc-Canfranc, joder no la conocía, y que habéis subido y tal???, no soy grosero ni mucho menos pero le digo con muy buenas palabras que ya ni me acuerdo lo que hemos subido y que estoy luchando contra el reloj para intentar llegar a Canfranc antes de las dos de la tarde, que no puedo hablar vamos. Me entiende perfectamente me ve como voy y me abre camino hasta casi la cima del Aspe. 



He subido en dos horas y media y les vuelvo a preguntar si me da tiempo de llegar antes de hora. Si hombre si, tranquilizate que vas bien. Tenía tres horas y media para bajar el tubo del Aspe a Tortiellas, siguiente avituallamiento me dicen que me costará unos 45 minutos., recorrer el valle y subir el collado de Estiviellas y bajar a Canfranc. Miil gracias de verdad. estas palabras realmente me tranquilizan, volviendo sobre mis pasos para coger el tubo, me cruzo con Tony. Le animo de que vamos a entrar en tiempo, le digo que voy a bajar a todo que doy, y me contesta que llegara un cuarto de hora más tarde o así. La bajada es divertida. Se me han pasado todo tipo de dolores, pero no te fies, aun queda. 50 minutos después llego al avituallamiento. Tengo 2h 40 para llegar, pregunto si me da tiempo, si hombre si, en dos horas largas llegas. Bueno, cojo agua y no paro, no me veo muy sobrado aun asi. El valle lo recorro corriendo cuando puedo. Veo varios collados pero no se cual toca subir, hasta que no podía ser de otra manera, el más largo es el que toca. Tardo media hora en estar arriba. He hecho buena subida creo para todo lo que llevo encima. Empiezo a bajar llevando 31 horas 30 minutos. Queda hora y media y 7 kms de buena bajada en zetas. Creo que esto no se escapa. Empiezo a bajar fuerte, pero se hace larga puesto que se ve Canfranc estación lejos en cada curva, pero se desciende poco. Paciencia mucha paciencia, intento recopilar todo lo que ha dado de sí esta aventura, para así, adentrando en mis pensamientos se pasaba más rápida, empezaba a ser consciente de que ese monstruo de carrera que era la Canfranc- Canfranc iba a sucumbir, que me había tenido contra las cuerdas varias veces por la noche, pero que no había podido conmigo, por poco eso si jejejej. Me acuerdo de Asier, de Marta, de mis padres, de mi hermana, de mis compañeros de clu... Entre zeta y zeta llego a la carretera, unos metros y giro al arco de meta, veo de reojo a Jose Antonio vestido ya y su mujer, después me enteraré que se ha quedado en Tortiellas. Compañero el año que viene es tuya. Veo a Oscar y a Ramón inmortalizando la llegada. 32 horas y 44 minutos después, soy finisher de la Canfranc-Canfranc. Se me escapan varias lágrimas, porque realmente algo de idea tenia de lo que esperaba, pero no te la pueden contar, hay que hacerla para vivirla. Y lo mejor estaba por llegar, la sorpresa que nos dio Tony cruzando meta 18 segundos antes del cierre nos dejó en el sitio a todos. Que grande eres titán. No se te pone nada por delante.







Bueno pues sigue vivo el sueño y reto de la Challenge de Huesca, sólo queda una parada, ULTRA TRAIL GUARA SOMONTANO el 8 de octubre. EL final se ve cerca ya. Tengo un mes para recuperar bien, entre medio posiblemente participe en la maratón de Zaragoza, obviamente sin ánimo de forzar lo más mínimo, sino de disfrutar una maratón más en mi ciudad.
CANFRANC-CANFRANC NO SE CORRE, SE VIVE

Añade un comentario a la crónica