I TRAIL DESAFÍO MUDEJAR (24km 700 D+)

Autor: 
TRICAS
Fecha Cronica: 
30/10/2017
Disciplina: 
Carreras de Montaña

Ya de lleno metido en una nueva temporada, toca  ir apuntándose a todas las carreras posibles para ir cogiendo la forma. Aprovechando que he participado en todas las pruebas que se han hecho hasta ahora de la Trail Series Zaragoza, no tenía excusa, tenía que participar en el "I Trail Desafío Mudejar" que se realizaba en la localidad zaragozana de Torralba de Ribota.

Los que me vais leyendo habitualmente, ya sabéis que cada vez que voy de turno de noches, es ya tradición ir sin dormir a alguna carrera y esta vez no iba a ser menos. El día que no lo haga, sentiré un vacío. La peculiaridad de este fin de semana es que se cambiaba la hora, así que como extra iba a trabajar una hora más. ¿No quieres caldo? ¡Pues toma dos tazas!

A las 7  de la mañana me vinieron a recoger a la puerta del trabajo Quique y Carl, compañeros de ANDANDAEH. Aún pude dormir un poquito durante el camino hasta llegar al pueblo. Una vez aparcamos, empezó el ritual: recogida de dorsales, cambio de ropa, cafecito rápido y charla con los amigos. Mientras estábamos calentando en las inmediaciones de la salida, oí por megafonía mi nombre. - ¿Y eso? -. Me habían nombrado como uno de los favoritos, que llevara en el dorsal el número 3 algo quería decir.

Por supuesto que no era favorito ni me acercaba, me imagino que como en la carrera anterior, "VI Trans Montesblancos Trail", había quedado en quinto lugar debido a un inspirado día, habían decidido ponerme esos galones. Me hizo muchísima, me subió el ego y con ello, la imprudencia. Me coloqué junto a los galgos del pelotón dispuesto a honrar mi nueva condición de aspirante.


¡Codeándome con la jet set! Fotos de Kike LuisEl recorrido era muy sencillo tácticamente, los primeros 12 kilómetros eran en constante subida hasta llegar a la parte más alta del recorrido para después afrontar el descenso de vuelta al pueblo. En el primer tramo por las calles de la localidad me uní al pelotón de favoritos pero a los 3 km, cuando el terreno empezaba a mirar hacia arriba, me di de bruces con la realidad. Mi respiración se entrecortaba y las piernas me decían: - ¡Pero donde vas destalentado! -.

Menudo calentón inicial me di debido al subidón de creerte mejor de lo que eres. A partir de aquí, mis neuronas volvieron a su lugar. Aflojé el ritmo (No porque quisiera, sino porque no podía más). Me tomé la subida con filosofía, sabiendo que al llegar a la cima, luego todo sería descenso. Los que iban delante, poco a poco se distanciaban y por detrás no había nadie.

Una vez coronamos, el terreno de descenso era por pista. No obstante, había que tener cuidado porque había mucha piedra suelta. No me importó, decidí descender a todo lo que dieran las piernas, como pollo sin cabeza. Mi compañero Quique me dijo que si no hacia TOP 10, me volvía a Zaragoza andando, curiosa forma de motivar la suya. El que si sabe de motivación es mi amigo Paul. Si no corre, siempre está animando donde menos te lo esperas. En mitad del descenso me lo encontré subido a una loma gritando como un poseso. Me uní a sus aullidos y aceleré aún más. ¡A fuego hasta reventar!


¡Disfruta, vive, aulla! Fotos de Paul SanchezAl fondo vi un corredor. Esta situación siempre es positiva, el querer adelantarle te sirve como aliciente. Le dí caza y después del último avituallamiento (18km) vi al siguiente. Observé que se paraba y apreté el ritmo. No lo hizo por cansancio, era porque no veía ninguna baliza. Nos paramos, retrocedimos en busca de alguna señal pero sin fortuna. Mientras maldecíamos el habernos perdido, vino el compañero de antes y nos dijo que siguiéramos recto. Juntos los 3 emprendimos el camino y al final, ahí estaba ella, una bonita baliza roja que nos volvía a guiar.

Al ver el color rojo, como si de un miura se tratase, volví a acelerar hasta llegar al pueblo. Al final entré en meta en la duodécima posición. No cumplí ni con mi condición de "favorito" ni con las palabras de Quique pero como siempre, muy contento de finalizar otra carrera sin dormir y rodeado de tantos amigos.


¡Aquí ganamos todos! Fotos de Luis PeralesLas carreras en localidades tan pequeñas tienen siempre una aura especial. La gente se vuelca contigo y los corredores somos todos compañeros. Nos sentimos todos vencedores. No serán carreras muy espectaculares por su recorrido pero merece la pena formar parte de ellas por todo lo que se siente. Dar la enhorabuena a la organización, las primeras ediciones siempre son complicadas, para el año que viene alguna baliza más y todo resuelto. Por otro lado, no puedo olvidarme de mis compañeros de Trail Running Zaragoza que subieron a lo más alto del podio tanto en femenino como masculino. Juslibol solo forja campeones.

Esta mañana se redondeó con una comida espectacular. De Torralba de Ribota son unos grandes amigos de mis padres. Cuando me enteré que la carrera se iba a realizar ahí, aún me dieron más ganas de ir. Manolo y Fina son grandísimas personas y así lo demostraron. Me obsequiaron con una comida de bandera. Como curiosidad, mi nutricionista me hizo pesarme antes y después de la carrera. En total perdí 2,2 kilogramos. Después de comer en casa de mis amigos, estoy seguro que esta perdida la recuperé con creces. Llegué al pueblo sin dormir, con unas zapatillas rotas y me fui con zapatillas nuevas, pimientos y tomates del huerto. ¡Viva la hospitalidad! ¡Quien tiene un pueblo, tiene un tesoro!


Reponiendo hidratos en la mejor compañía!Va por ti PRIMO! 

Tiempo: 01:56:13
Clasificación general: 12
Participantes: 80

Añade un comentario a la crónica