TRAIL VALLE DE TENA , 80 KMS 6700+, Belleza en estado puro

Autor: 
GORKA
Fecha Cronica: 
05/09/2016
Disciplina: 
Carreras de Montaña

Llegamos a la cuarta ultra de la Challenge Huesca la Magia. El Trail Valle de Tena. Una carrera que por los número ya asusta, ya que tiene practicamente el mismo desnivel que el GTAP pero en 30 kms menos. La idea es pasar el "trámite" lo mejor posible puesto que dos semanas después viene la que seguro será la más salvaje, la Canfranc-Canfranc. Poco tiempo para descansar entre ambas. Para esta carrera hay 28 horas de tiempo. Pensamos que hay margen suficiente. Vamos a ello.




A las 5:00 am del sábado se da la salida desde Sallent de Gállego. Practicamente vamos juntos Oscar, Tony, Jose Antonio y yo. El primer sector hasta Panticosa son 10 kms y 690+, una subida que ya nos pone en canción de lo que nos va a deparar el día. Es de noche pero tengo calor. Al llegar al balcón de Sierra Plana comenzamos a bajar por pista forestal, poco rato y será practicamente la única que haya. Una buena bajada posterior por sendero y en poco rato nos plantamos en Panticosa. Primer avituallamiento. Practicamente se acaba el correr. Empieza a amanecer y subiendo a la cabaña de Yenefrito comienza a vislumbrarse el bello paisaje de este Valle de Tena.










La siguente parte del recorrido hasta el collado de Piniecho se va a hacer muy dura. El granito aparece y los kms pasan lentos. Aunque el paisaje es espectacular y eso ralentiza mucho las malas sensaciones. Tenemos unas cuantas pendientes no muy largas pero si empinadas. Casi todo el rato voy detrás de mis compañeros. Los veo más fuertes y no puedo seguir el ritmo de subida. Así que toca bajar la cabeza y tirar de alma y bastones. Pasamos varios ibones (Catieras,Perforaus). Después de la cabaña de Brazato adelantamos a un grupo de excursionistas, debía ir un autocar más o menos y nos animan mucho al adelantarles. Veo la última subida al Collado. Es brutal.












Una vez alli ya se desciende primero por granito y con mucho cuidado y después por un buen sendero de zetas que se me harán interminables hasta la Casa de Piedra en Baños de Panticosa. Allí está la base de vida y el comienzo de la 4k. Tony y Oscar han llegado unos minutos antes y yo llego con Jose Antonio. Allí está Héctor Trail Running que se preocuupa ayudarme en todo lo que me haga falta, comida, bebida, bolsa de vida (compañero no podré agradacerte lo bien que me trataste). Cambio de camiseta y cojo algunas barritas y geles. Como bastante porque ahora nos toca la subida al Garmo. 









A las dos de la tarde con el lorenzo dandole bien. salimos los cuatro juntos. A la hora hay una nube que tapa el sol y eso nos dará media vida, bueno casi una entera. A mitad de subida vemos a Natalia que nos da ánimos. Por el camino se puede coger agua que baja de la montaña bien fresquita y sabe a gloria. Creo que me cuesta más de tres horas hacer cima, pero las vistas son brutales. Y la cervecita que me tomo en cima también jejeje. Aprovecho a grabar un video. 



La primera parte de la bajada la disfruto mucho y doy alcance a Tony y Jose Antonio. A Oscar lo vemos bajando pero ya no le alcanzaremos. Va muy bien. Sin embargo, una vez se acaba el sendero de bajada y empieza el granito otra vez la cabeza empieza a flaquear. Se hace muy duro avanzar y hasta el Refugio de Bachimaña se nos hace eterno. En el refugio llamo a Marta para decirle que voy a acabar pero que está siendo tremendamente duro. Comemos un plato de pasta y un caldo. También un café con pastas. Ponemos el frontal porque en un par de horas empezará a anochecer. Nos dicen que el terreno mejora bastante. Y es verdad, pero las fuerzas van justas así que seguimos avanzando lentamente. Jose Antonio se ve fuerte y decide tirar. Tony para un momento a hacer sus cosas y yo sigo a mi marcha sabiendo que luego me alcanzará. Paso al lado de los ibones azules y veo bastante gente acampada. Es un lugar precioso. Antes de llegar al collado de los infiernos me alcanza Tony e inmortalizamos el momento. Ya iremos todo el camino juntos hasta meta. Poco después llegamos al collado de Tebarray. Ahí está Miguel Angel y charlamos un rato con él. Encedemos el frontal. La primera parte del desccnso del collado es muy vertical y se hace con cuerda. Nos quedan unos 4 kms hasta el refugio de Respomuso, practicamente de bajada pero no podemos correr nada.



Después de Respomuso nos toca dar un pequeño rodeo pasando por al lado de la presa y ya enfilar la subida al collado de Musales. Me empieza a entrar el sueño y Tony me ve dar tumbos desde atrás. Tomo cafeina y un gel para espabilarme. Subida con un tramo final muy vertical. Allí cambiamos pilas de frontal y comenzamos un largo descenso en zetas hasta La Sarra. A mitad de descenso veo que el sueño se me apodera y que no voy a aguantar hasta el avituallamiento. Tony teme que me pegue un trompazo bajando así que decidimos sentarnos 5 minutos en una piedra. Me tumbo y cierro los ojos. Sólo han sido 5 minutos pero me han resucitado. Emprendemos la marcha y una hora después llegamos a La Sarra, último avituallamiento antes de meta. Nos queda la última subida hasta el collado de Foratata. Antes nos cruzamos con Javi que hacía de cierre en el anterior sector y nos avisa de lo vertical que nos queda. Y pronto lo empezamos a sufrir. Una baliza detrás de otra, muy lentamente, clavando bastones, llega un momento en que parecen que se acaban. Ah no, mira quedan tres más, buffff cuando por fin llegamos a la última no nos lo creemos. Bueno compañero hemos terminado el desnivel positivo. solo nos queda una larga bajada hasta Sallent. Vamos a por ella. Volvemos a trotar un poquito a duras penas en las partes que se puede. Casi quiere amanecer. 25 horas y 44 minutos después, volvemos a aparecer en el arco de Sallent de Gállego. Lo hemos conseguido.







He de reconocer que he sufrido más que en el Aneto-Posets. pero seguramente lo haga menos que en Canfranc. La verdad que esta carrera nos ha puesto en el sitio y nos hace ir mentalizados de lo que nos espera dos semanas después. Tocará apretar los dientes. Pero toda la dureza de esta carrera es directamente proporcional a su belleza. Alta montaña en estado puro. Totalmente recomendable.

Nos vemos en Canfranc


Añade un comentario a la crónica