Entrevista a Sergio G.

Hoy conocemos un poco más a nuestro compañero de equipo Sergio Garcia. Afincado actualmente en la huerta de Pedrola y participante en carreras como la Quebrantahuesos, los 10000 del soplao o distintos triatlones de media distancia. Este fin de semana lo tendremos debutando en la distancia Ironman en Calella. Le deseamos mucha suerte, os dejamos con él.

Nombre: Sergio Darío García
Edad: Treintaidiez
Lugar de Nacimiento: Zaragoza
Ver mis crónicas

 

¿Cómo conociste al club Andandaeh?

En internet, la verdad. Es que gracias a la calidad de nuestro webmaster es la página de club deportivo mejor situada en Google. Aparece siempre en primer lugar. Si no hubiera sido por su saber hacer podría haber acabado en cualquier otra secta destructiva vestido de fosforito. Lo que más me atrajo de Andandaeh y me sigue atrayendo ahora es que somos multidisciplinares: hay rueda, zapatilla, jarras de cerveza y almuerzos a partes iguales, con un espíritu de camaradería que está por encima de todo lo demás.

 

¿Hace cuánto te entró el gusanillo competitivo?

Hace no mucho. Un amigo mío corría 10k’s y medios maratones y me insistía para que me inscribiera en una carrera por lo del ambiente, mejorar el rendimiento, probar algo nuevo… Al final fui con él a la 10k del Roscón en 2012 (si no recuerdo mal) y ya me enganché. En 2013 coincidí en Mularroya con Tony y Juanito. Intenté aguantar el sprint final que se marcaron los dos pero entré medio minuto detrás de ellos. Fue la primera vez que corrí con los Andandaeh pero ahí iba de tapado.

 

¿De joven en el colegio destacabas deportivamente en?¿o en nada?

De portero. Incluso he llegado a parar varios disparos con la cara. Al hacer los equipos a mí me dejaban siempre para el final. Los deportes de equipo nunca me han gustado, con lo que más disfrutaba era con mi Orbea BMX, dando saltos por el pinar y haciendo derrapes en el parque.

 

¿Te gusta la lectura?¿Un libro que pudiera identificar a un atleta de fondo?

Me encanta y soy un buen lector, pero nunca leo libros o biografías deportivas. No me van el tono épico ni las confesiones autobiográficas. El rollo ese de la disciplina y la superación personal. Si se trata de recomendar algo relacionado con el deporte podría sugerir La cofradía de los Celestinos, de Stefano Benni, que trata sobre un Mundial clandestino de fútbol jugado por niños huidos de un orfanato. Muy divertido.

 

¿A qué carrera volverías por lo que sentiste en su momento?

Soy poco fetichista. Me quedo con las sensaciones pero no con las carreras, de hecho me gusta variar todo lo que puedo. La sensación que recuerdo con más cariño quizá sea la de terminar el primer maratón, y la de los últimos kilómetros en solitario del Soplao.

 

Entrenar con música ¿Sí o no?

Nunca. Soy muy de agobios: me agobian los cascos, la cinta del pulsómetro, la medalla de la virgen del Rocío… Prefiero concentrarme en las sensaciones y el paisaje, por muy vista que tenga la huerta pedrolera y la ribera del Ebro.

 

En caso afirmativo la pregunta anterior ¿Un tracklist de 5 canciones para entrenar? ¿Lugar recomendado para entrenar?

Si la tuviera seguro que aparecería algo funky de los 70, como Fire de los Ohio Players. La montaña siempre es lo que prefiero, aunque por la lejanía no pueda ir a los Pirineos todo lo que quisiera. Correr por el valle de Pineta es lo más. Mi rincón favorito desde los 5 años.

 

¿Cena el día anterior a una gran cita (deportiva claro está)?

La pizza, claro. Sirve para los dos eventos. Y una cervecita fría, aunque no sea canónico eso del alcohol.

 

¿Desayuno el día de una gran cita?

Leche con cacao (puro, sin azúcar), y tostadas con mantequilla y mermelada de naranja amarga (aquí sí que soy fetichista). Un plátano.

 

¿La bolsa de corredor ideal?

Las que tienen vino. De camisetas voy servido.

 

¿Que prefieres la flaca de “Pau Donés” o la ‘gorda’?

Quiero mucho a mi dos niñas y no podría elegir. Son complementarias, como el pulpo a la gallega con sus patatas.

 

¿Un deportista del mundo al que admirar?

La gente que se lo curra, que tiene talento y además es cabal, habla perfectamente inglés, es guapa y toca la guitarra. Gómez Noya, ¿quiete casarte conmigo? No, en serio, en general admiro a aquellos que a fuerza de inteligencia y tesón logran triunfar y el éxito no se les sube a la cabeza. Luis Alberto Hernando y Saleta Castro me caen muy bien, por ejemplo.

 

¿Y un de personaje público al que admirar?

Aquí sí que prefiero a la gente anónima. A cualquiera que se preocupa por los demás o por el bien común. Las personas cívicas y generosas.

 

¿El deporte moderno tiene mucho postureo?

Excepto en el triatlón. Aquí somos todos divinos por naturaleza y siempre salimos favorecidos en Instagram y Facebook, pero no porque posemos, ojo, sino porque los músculos marcados a través de la licra y las sonrisas guays vienen de serie. Y queremos compartir nuestra felicidad y buen rollo con el resto del mundo. En los demás deportes sí que hay menos naturalidad, pero deporte y postureo son compatibles si eso es lo que te mola.

 

¿En tu bolsa qué llevas a una carrera que no debe faltar?

Desde hace un año y medio llevo a todos los triatlones una lata de garbanzos a la riojana del Mercadona. La misma siempre (menos mal que he dicho que no soy fetichista).

 

¿Garbanzos o judías antes de una prueba?¿Por qué?

 

Pues diría que judías verdes naturales, porque con los garbanzos enlatados tuve una mala experiencia que ya he contado en una crónica y no hace falta repetir. La lata que paseo junto al neopreno es del lote de la que salió rana y si la abro algún día será para hacerle la comida a alguna visita indeseada. O para jugar al garbanzo ruso si hay mucho dinero de por medio.

 

¿Qué es lo que no soportas en algunos atletas o corredores?

En el vestuario sus caras de invidia. En las carreras no soporto a los que tiran basura en cualquier sitio o te avasallan para hacerse paso como si fueran a ganar una medalla. Lo de la basura lo llevo especialmente mal porque soy de los que se traen a casa los envoltorios y paseo la botella vacía de agua hasta el siguiente avituallamiento.

 

Tu primera maratón ¿cuándo fue? ¿Qué recuerdas de ella?

La primera en Zaragoza, y salió rana. Peté en el 30 o así, justo cuando pasaba por delante de casa de mi hermana y no resistí la tentación. Llamé al telefonillo y lo dejé allí.

 

¿Te llaman las carreras de larga distancia de montaña?

Mucho, pero me dan un poco de respeto. Correr por montaña me encanta, y ahora que por entrenar los triatlones lo he dejado bastante de lado, tengo ganas de senda y piedras. El año que viene creo que alguna caerá. Tengo una mochila comprada desde hace dos años sin estrenar, la estoy macerando. A ver si en el Aneto o en Guara me estreno y la estreno.

 

Reto de este año 2017 ya lo sabemos, ¿pero para el 2018 algo en mente o es pronto todavía?

No he pensado nada todavía. Algún medio ironman caerá seguro. Me apetece hacer uno todo lo fuerte que pueda, aunque pete miserablemente. También parece que el bus del Soplao está en marcha, así que repetiremos con los compañeros de Andandaeh esta vez. Y alguna ultra, como ya he dicho antes.

 

Puesto en el día 30 de septiembre en pleno área de boxes, pasará por tu cabeza el ¿qué hace un chico como yo en un sitio como este?

Estos días estoy en un proceso de negación de nervios y ansia. Eso ya me lo he preguntado muchas veces este año: quién me manda a mí meterme en estos fregados… El día de la carrera solo espero disfrutar y estar lúcido para saborear el momento. Ojalá vaya todo bien. Mira, ahora me acuerdo de otra cosa de las que llevo en la bolsa, las pastillas de valeriana. Van a caer unas cuantas.

 

Cuéntanos un poco cómo ha sido la preparación para el IM de Calella.

Aquí tengo que resumir porque si no me vienen los nervios. Básicamente he buscado dos picos de forma. He entrenado bien seis meses para el medio de Salou en mayo. Ahí bajé el ritmo por el calor y las vacaciones, y he vuelto a retomarlo todo con dos meses intensivos en agosto y septiembre, doblando e incluso triplicando las sesiones.

 

¿Te ves preparado para ser Finisher en la distancia IM?

Mentalmente muy determinado. Físicamente es todo una caja de bombones. Si no hay nada inesperado creo que lo puedo hacer. Pero claro, en las primeras veces, sin otras referencias comparables, nunca sabes cuánto te puedes exigir.

 

¿Estás mentalizado también de la posibilidad de ser no serlo?

Ahí no tengo dudas: si no lo soy será por desastre, ya que todo puede pasar. Pero si me quedan fuerzas para caminar no se me caerán los anillos por hacer kilómetros a paso yayo.

 

Cuéntanos alguna anécdota a ser posible graciosa que te haya pasado en alguna carrera.

Pues la verdad es que no me han ocurrido cosas especialmente graciosas, aunque recuerdo con cariño la mosca que me tragué en el triatlón de San Juan de Flumen. Había treinta y muchos grados, yo iba corriendo agotado por el bochorno, justo antes de la subida de la granja, cuando ese bicho recién salido del culo de un cerdo se me metió en la boca. Casi poto.

Fecha: 
Martes, Septiembre 26, 2017
Últimos comentarios
Imagen de EdGaR

Buena entrevista. Grande Pineta! Te vas a merendar ese Ironman!

Añade un comentario a la crónica
E_CORE_WARNING Error in file Unknown at line 0: PHP Startup: Unable to load dynamic library '/usr/local/lib/php/extensions/no-debug-non-zts-20121212/imagick.so' - /usr/local/lib/php/extensions/no-debug-non-zts-20121212/imagick.so: cannot open shared object file: No such file or directory